miércoles, 17 de septiembre de 2008

Hercule Poirot

Fruto del aburrimiento de una dama inglesa, a la que le sobraba tiempo en la farmacia del hospital donde trabajaba, Hercule Poirot vino al mundo en 1920 en la ciudad de Torquay, donde treinta años antes había nacido su madre, Agatha Christie.

Pese a que lo alumbraron en Inglaterra, Hercule Poirot es ciudadano belga. Su biógrafo, el capitán Hastings, asevera que Poirot sirvió en la policía de Bélgica durante largo tiempo y que se retiró en plena gloria, para actuar como detective privado. Ciertamente, Hercule Poirot nació para llevar una vida de novela, e incluso de cine, a veces.
  
El Capitán Hastings lo describe así :

"El medía apenas más de cinco pies y cuatro pulgadas, pero se desenvolvía con una gran dignidad. Su cabeza tenía exactamente la forma de un huevo y siempre la ladeaba un poco hacia un lado. Su bigote era muy tieso y militar. Incluso si toda su cara estuviera cubierta, las puntas del bigote y la nariz rosada serían visibles. La pulcritud de su vestimenta era casi increíble; creo que una mota de polvo le habría causado más dolor que una herida de bala. Sin embargo este hombrecito de vestimenta pintoresca había sido en su tiempo uno de los miembros más famosos de la policía belga".

Culto, cosmopolita, acostumbrado a alternar en ambientes sociales de alcurnia y a tratar con próceres y aristócratas. En Egipto, Bagdad, París, Turquía, Londres, la campiña inglesa… Hombrecillo atildado, vanidoso, pulcro, grotesco, con cabeza en forma de huevo, bigotes engomados, figura regordeta y aguda inteligencia que le redime del posible ridículo, llegó para resolver el misterioso caso de Styles y, como le salió tan bien, se animó y protagonizó treinta y dos libros más, además de cinco o seis filmes y alguna que otra obra de teatro.

H. Poirot representado por
el actor británico David Suchet
En los años cuarenta su madre decidió acabar con él, pero Poirot logró sobrevivir hasta 1975, año en que volvió a Styles y vivió la última aventura. Inmediatamente después, sobre él cayó el Telón de la muerte.

Hercule Poirot es el único personaje de ficción del que un diario ha publicado una esquela con ocasión de su muerte. Fue el New York Times, con ocasión de la última novela del detective, quien honró al detective belga con un obituario.

En el año 2013, los herederos de Agatha Christie dieron permiso para que se publicasen nuevas novelas del famoso detective belga, lo cual se materializó en 2014 con la publicación de Los crímenes del monograma, de la pluma de la novelista y poeta británica Sophie Hannah.

1 comentario:

Agatha239 dijo...

Un Genio Total Poirot.....De haber existido realmente no habria tenido Competencia jamas.....